¿Puede un Product Owner ser externo a la empresa?

read time

4 min

puede un product owner ser externo

¿Puede un Product Owner, un rol clave en el éxito de la creación de un producto digital, ser consultor?

Como Director General de una consultora dedicada al Product Management y, por extensión, a la profesión de Product Owner, esta es una de las preguntas que me hacen más a menudo.

Aunque mi visión es un tanto sesgada, obviamente, intentaré responder con la mayor sinceridad posible.

La consultoría, una tradición española 

El mercado español ha sido históricamente un gran consumidor de consultoría. Estos proveedores se involucran en todos los aspectos de la empresa y en todos los ámbitos: estrategia, marketing, comunicación, desarrollo, producción, etc. No es raro encontrar en empresas muy grandes a personas externas que ocupan posiciones estratégicas (lanzamiento de productos nacionales, gestión de programas, etc.).

En general, hay dos escenarios principales que hacen que una empresa acuda a una firma de consultoría:

  • La consultoría aporta una experiencia con la que no cuentan en la empresa: bien por elección propia (porque no forma parte del núcleo del negocio) o por lo reciente que es el campo (experiencia específica en la que la empresa no tiene suficiente madurez y quiere estar segura de que está tomando la dirección correcta).
  • La consultoría proporciona «músculo»: la competencia está muy presente dentro de la empresa, pero las personas en cuestión no tienen la capacidad para abarcar todos los temas. Esto se aplica particularmente en actividades puntuales (inventarios financieros, etc.).

Thiga ahora ofrece consultoría para una combinación de estos dos casos: es decir, tanto aportando ese «músculo» en una intervención a medio/largo plazo, como aportando su amplia experiencia en una profesión que es todavía joven y poco entendida. Un buen indicador para saber cuándo solicitar los servicios de consultoría.

Product owner y consultor, las 3 preocupaciones

A pesar de todo, todavía tengo la sensación de que algunos clientes dudan sobre si buscar asesoramiento sobre este puesto específico. ¿Qué tiene de especial esta posición de Product Owner para que el miedo a subcontratar sea tan fuerte? ¿Por qué esta pregunta sigue repitiéndose? Estas son las 3 objeciones que más oigo:

El puesto de Product Owner es estratégico

¡Y es cierto! No seré yo quien diga lo contrario; ser Product Owner —en el sentido más Scrum de la palabra— es un puesto crucial para que un producto tenga éxito. Un Product Owner contribuirá a definir la visión del producto. Por eso, es necesario salvar la distancia entre la estrategia comercial de la empresa (a menudo elaborada por McKinsey o BCG) y el roadmap del producto. Y como el puesto es estratégico, hay que asegurarse de poner al frente a la gente con las habilidades adecuadas para asumir esas grandes responsabilidades. Por supuesto, esto se aplica a cualquier tipo de servicio de consultoría, y el puesto de PO no es una excepción.

consultant_dilbert

No quiero arriesgarme a perder la conexión con el producto

Aunque no es el que más escucho, este motivo es uno de los más delicados. El principio de cualquier servicio de consultoría es su limitación en el tiempo (aunque en la práctica las misiones se alargan en muchas ocasiones).

Para un Product Owner, el producto es, en cierto modo, como su bebé. Está presente en la fase de diseño, en las fases previas al lanzamiento y, por supuesto, en el momento de hacer crecer el producto. 

Por lo tanto, a primera vista las personas internas parecen ser las más preparadas para asumir esa responsabilidad, ya que en teoría están allí a largo plazo, a diferencia de un consultor que solo acude durante un período de tiempo limitado.

En la práctica, no es tan fácil encontrar a ese interno ideal que lleve a buen puerto el producto desde el comienzo:

  • A menudo tiene que intervenir en otros productos, desempeñar tareas administrativas, reuniones... A veces, no puede concentrarse únicamente en su trabajo como Product Owner.
  • Las empresas españolas aún no incluyen este puesto entre sus puestos laborales, por lo que a veces a un empleado interno le resulta complicado inclinarse hacia esa «trayectoria profesional», en la que permanecerá varios años en un puesto que no pertenece a ninguna de las categorías de trabajo reconocidas por el departamento de Recursos Humanos.
  • Como ocurre con todas las personas con conocimientos que son «tendencia en el mercado», los buenos Product Owners están muy solicitados y podrían querer marcharse.

La ayuda de la consultoría no resuelve estos problemas, pero sí aporta una solución; imperfecta, sí, pero viable:

  • Un consultor se centra en un único propósito. Así puede dedicar el 100 % de su tiempo al producto (y no distraerse con tareas internas).
  • Un consultor seleccionado por un cliente y que ha escogido la misión en la que quiere trabajar, opera con una gran motivación.

Por último, el problema no es tanto quién tiene los conocimientos, sino cómo se comparten estos. Para responder a esta preocupación es bueno recurrir a dos principios ágiles: la construcción conjunta y la gestión visual.

Al implicar a varios participantes en el diseño del producto y mostrando claramente la visión y el estado de avance, todo estará de tu parte para que no pierdas contacto con el producto y lo que sabes sobre él.

Un consultor no tiene experiencia empresarial

Probablemente es el argumento que más escucho. Si bien un consultor con experiencia puede ponerse al día rápidamente y aportar nuevas ideas de otros sectores, es verdad que no es un experto en el negocio en cuestión (aunque no siempre tiene que ser así, ya que algunos tienen experiencia real en determinados campos).

¿Pero es esto realmente un problema? La pregunta aquí es si un cliente busca un Product Owner o más bien un experto en el negocio.

Una de las principales cualidades de un PO es ser «plurilingüe»: sabe hablar con los comerciales, los equipos de marketing, los equipos técnicos y... con expertos del negocio.

Por supuesto, está claro que irá adquiriendo conocimientos sobre la actividad de la empresa, pero no se espera que llegue a ser un experto. Por el contrario, un especialista en productos de seguros, un «experto en el negocio», puede ser un pobre Product Owner con una incapacidad total para transmitir sus ideas a un equipo de desarrollo.

Sobre este tema te invito a ver el excelente discurso de Rich Mironov en 2014. Dejo aquí una cita:

Rich Mironov : «Si eliges a personas que son expertas en la materia, que saben más que nadie en el mundo sobre encriptación, no conseguirás un product manager, sino un experto en la materia» (18’30’’)

 

La prioridad: elegir la persona adecuada

Con este artículo, mi objetivo no es demostrar que es mejor escoger a alguien externo que a una persona interna, al contrario. Está claro que, si se tiene la suerte de contar con un empleado interno competente, motivado y con experiencia en agilidad y con una doble capacidad empresarial y tecnológica, ¡no hay ni que planteárselo!

Mi único objetivo es demostrar que ciertos temores, a menudo infundados, no deben hacer sombra a lo más importante: contar con la persona adecuada. El Product Owner sigue siendo un puesto reciente en España y hemos sido testigos del fracaso de muchos productos por falta de experiencia a la hora de manejar el producto, una responsabilidad que recae directamente en el Product Owner.

Para saber más: descarga el libro Agile Product Management

 

Foto de Jason Goodman en Unsplash

Publicado el 07 feb 2022

Actualizado el 26 jun 2022

clipboardCopiar el enlace
Escrito por
Diego Chico de Guzmán
Diego Chico de Guzmán Director General de Thiga España

Próximos eventos

LPCx Madrid: B2B2C

calendar

24 Marzo 2022

Apúntate

La Product Conf Madrid 2022

calendar

19 mayo 2022

Apúntate

Filles_ordinateur

¿Quieres compartir con el mundo tu pasión por los temas de producto?

Cada mes, más de 20.000 entusiastas del producto digital visitan nuestro media. Comentarios, opiniones controvertidas... ¡compártenos eso que tienes en mente!

 

Contactar con la redacción